lunes, 10 de mayo de 2010

Poesía de César Toro Montalvo


César Toro Montalvo, poeta mayor, amante de la vida y la amistad, vive como El Principito de Saint exupéry tambien en un mágico asteroide, gracias a ello gozamos todavía de la poesía y humanidad del maestro.
A continuación los dejamos con algunos poemas de uno de sus mejores libros "Desde la vida inmnesa".

Quiero vivir durante un siglo


Quiero vivir durante un siglo
Darme un día de esa suerte para cada planeta
Repetir los idiomas de todos los labios
Mantenerme unas horas con luna llena
Ser el árbol que representa mis venas
Ver cada pàjaro como un compañero de mi canto
Dibujar desde un sueño los suspiros más hermosos
Beber la última gota premiada de la tierra
Saber que millones transitarán después de nosotros
El orbe por ese afán se detendrá un segundo para mí
Sentiré que la paloma rebuscada está en el vocabulario
Tal vez sea el último que tendré un círculo maravilloso
Ese círculo será el sol que calentará mi pecho
De ese modo seré el milagro de un niño dormido
Pero un día desapareceré como un aerolito
Si me ausento de todo y de mí
No habrá lágrimas salobres prestadas del mar
Pero aún tendré días de luz
Siglos de cultura terrestre
Manos que escribirán para mis próximos advenimientos

En fin
Quién sabe...
Quiero vivr durante un siglo





El mar es tan breve

A Justo Jorge Padrón


La profundidad del mar
no tiene cabida en nuestra mirada.

Cierro mis ojos para contenerla.
La vida es tan breve
que no alcanzo su misericordia.

El mar se ha almacenado en una piedra,
y no es el mar.

El mar es mi casa.
su punto sin límites
está en medio de todos.

Tengo todo. Tengo el amor,
pero aun no me es sufuciente el mar...

Gota a gota construiré
el amor,
y con ello - supongo -, me llenará
todo, todo el amor del mar.

el mar es tan breve
que me falta la vida.




Las palmas de Gran Canaria,
12 de diciembre de 2002






La máscara


A todos -supongo-
se nos cae la máscara.

En algunos
Aparece
Como una lenta sombra.

A otros se da idéntica.

Cada uno se ofrece
En máscaras.

Si avanzo, está ahí. Si retrocedo,
Es otra en su vario sueño.

Por qué mi máscara
Es de varias
Máscaras.

¿Dios estará allí?



Madrid,
18 de diciembre de 2002







La muerte no existe



Cuando se muere
no se muere
de vida.

La muerte es un sueño
que la vida prolonga.

Es mentira
-está probado-
la muerte no prolonga todo.

Para vivir
eternamente
¿necesitamos de la muerte?

Los seres eternos - lo saben-
no han muerto eternamente.

La muerte
sólo
es un sueño
de unos miutos, años, lustros,
o siglos.

Si sabes que vivirás.
No necesitas que la muerte te llame.

Ya sabes lo que es la vida.
Ya sabes que la muerte
es un sueño dormido. Ya sabes.

La muerte no existe.



Madrid,
16 de diciembre de 2002







Desde la vida inmensa



Ama desde la vida inmensa,
extremadamente sin límites.

No dejes que la vida, afán de nuestro ser,
se disuelva en la tierra dulce, fuera
del ritmo del odio, sin saberlo
en la sociedad, en un acto tan puro
de energías de imágenes vividas.

La vida es un regalo que nunca espera.
Como un ángel
abre la yema de la mano.

Tómate el tiempo en la medida de la intensidad.
Alégrate que la bóveda -oro tan nuestro-
se abra como un cerebro grandioso que celebra.

Es hermoso leer la bondad de la inmensidad.

Desde la vida inmensa,
desde el mundo,
en su ciencia exacta,
entrégate
a la vida.
La vida es inmensa todavía.



Madrid,
12 de dciembre de 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada