miércoles, 9 de junio de 2010

POESíA DE RICARDO CANIZALES (COLOMBIA)




“Al principio, uno se encuentra escribiendo sobre algo nubloso que apenas percibe con las tripas. Luego resulta que conoce su futuro, que toda aquella oscuridad y niebla traducía un camino bifurcado cuyas sendas ambiguas conducían a sendas ambiguas que conducían a sendas ambiguas que conducían… a ese eterno final que resultó ser el principio”. Así es como define este joven poeta colombiano su forma de escribir y de buscar los temas, los enigmas y la profundidad de su obra. Además en ese camino de la definición en la escritura, agrega: “Uno empieza por decir: Algún día encontraré, y acaba dándose cuenta que todo se trata de buscar, solamente”.

En Poemas para nadie, Canizales muestra una serie de secuencias poéticas enlazadas por un tema, que da forma a varios poemas; él mismo define este trabajo como el resultado de las búsquedas que no se encuentran, una exploración de sensaciones y de imágenes, tal vez producto de su amplia experiencia con el teatro.

Canizales, piensa constantemente en la definición de la poesía -ese interrogante es lo que constituye su obra- y en esas indagaciones ha encontrado que la poesía debe revaluarse, que ya no es esa posibilidad de la belleza; lo bello, como él mismo señala, es sólo un elemento más de las condiciones que posibilitan la poesía.




Jhoana Marcela Rozo
(Corresponsal en Colombia,
Revista La Más Médula, Argentina)









EL VERBO ESTÉRIL
(Secuencia poética)*

*Del libro inédito: POEMAS PARA NADIE



1.


Cómo ha llegado hasta mí
Esta pregunta
Halada desde sí misma
Por grietas ilusiones.
En el último escalón le veo cansarse
Sin saber si desciende o llega arriba
Me aferro a su angustia
Su peso es doble
La respuesta se hunde a nuestro paso.






2.




Déjame estar en ningún lado advertido por el ánimo
Espérame ahí donde no conoces el modo de verme
Haciendo
Quietamente
Vacío de los ojos: epitafio de las ganas.


Han debido sugerirme. Tal vez el sueño
Y la noche de los que no he conocido
O el susurro, más allá de lo que supones
Y tu misma sensatez tantas veces conjugada
O la mía, estática al borde de mí mismo.


Y en esa invocación de certeza y verdades
De nombres y requisiciones
No lo supe
De repente
Más acá de mí mismo:
Súbita inanición de piedra congelada:
Exilio del vilo y la repetición
No ser de la memoria.




3.



Muda
Hasta la premonición
La palabra
No es, el sonido en su abismo
El eco es absurdo en su fábrica de huellas





4.



Es y el es
Estéril
Sin nombre, sólo. Sin nombre.
No allá. No aquí.
Sin nombre y sin nombre
Verbo sin verbo
Vacío.





5.




La idea del lugar y la silueta acosada del hombre
La idea del hombre y el lugar supuesto
Está, algunas veces nuevo o invocado
El hombre en su lugar de asfixias
Pero no está la asfixia




Cómo el hábito
Certero y prudente
Vasto y temporal
Cansado y vivo
Cómo, repetido y sincero
Mudo e interrogante
Cómo, vacío y denso
Caótico y prescrito
Despierto, seco
Inmóvil y vivo




Ansia de la palabra que no existe
Sugerencia de lo definitivo
Grieta que me esconde
Puerta que entre y sale
A la vez
De sí misma.









6.



Si niega se niega
Se paradoja y deshace
No hay escepticismo que redima
Redención es ruido
Ceguera las progresiones.
Un hombre o
Una mujer suspira
Se hace horizonte
Su silueta
Disuelta ahí
En lo que la distancia
Despoja.



Todo se ha parecido
Hasta los días
Nuestros
Necesariamente ajenos
Y aparentes.



Resolvimos el miedo con el nombre
Nombramos la distancia
Nutrimos la nada de voces
Ambiguamente ciertas.



El ser el horizonte
Lejano e inexistente.


Un hombre o
Una mujer
Se agotan en el sueño:
El viaje imposible hasta sí mismos.





7.



En mí
Quieto en él
Lo que de ser, lo que soy
Imposible a mí mismo
Sin presencia y nombre
Sugerencia de un camino
Hacia un camino…
Metamorfosis de lo que es
En lo que es
Sentencia del verbo




–Llámale, pide que salga.
–No está afuera.
–Que entre entonces.
–Salir no es diferente
– ¿Dónde está?
– ¡Ahí!
– ¿Dónde?
– ¡Aquí!
– ¿Entonces para qué una puerta?
–No es una puerta.
– ¿Es verdad?
–Ni siquiera eso.
–Se abre y se cierra.
–Eso es seguro.
– ¿Entonces?
–No sabemos cuándo está abierta.
–Cuando podemos pasar al otro lado.
–Eso quisiera creer.
– ¡Es verdad!
–Ni siquiera eso.




Sensación sin sentidos.
Nada en ella.
Lo humano.




Es por no ser
No por dejar de ser.




8.



Delante de mí
Al lado mío
Soy.
Atrás al otro lado
No es, el movimiento.



Dentro de mí
Afuera.
No es, el espacio




Tan sólo ayer soy futuro




Mí, no soy
Yo, tampoco.










Ricardo Canizales: Nació en Guadalajara de Buga, Valle del Cauca, Colombia, en 1978. Actualmente vive en Cali. Su experiencia con el arte y la cultura es amplia. Actor y tallerista en el grupo Teatro Sueño Latino. Participante varias veces del Encuentro Nacional e Internacional de Narración Oral de Buga. Fue cantante del grupo de rock alternativo Normopatía y en Jafari Trío (Música colombiana). Ha publicado en Arquitrave, revista de poesía colombiana, edición virtual e impresa en el 2008. En Casa de Asterión, revista peruana de poesía, edición impresa en octubre de 2008, en la sección "El sótano se bifurca” (creación-poesía). Y en la revista literaria azul@arte, edición virtual, entre otras.
Hace parte del colectivo artístico EXILIADO INTERNO en el que el trabajo como curador artista lo lleva a ser parte del salón regional de artistas 2009 y del salón nacional de 2010 en Colombia.
Desde el 2007 le apuesta a su propia publicación virtual en los blogs literarios
http://umbralpoesia.blogspot.com y http://equispersona.blogspot.com
Actualmente trabaja como bibliotecario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario